Mayo 23, 2018

¿Cómo recuperarse del desgaste emocional en el ministerio?

 

Cuando las tragedias ocurren en ciertos países o comunidades, los pastores llegan a trabajar de manera incansable de manera de traer consuelo a las congregaciones en busca de ayuda, tanto en lo físico como en lo espiritual. Los expertos lo llaman "La fatiga de la compasión" y afecta a cualquiera que trabaja en servicios humanos de cualquier tipo, especialmente aquellos que se ven envueltos en el trabajo espiritual.
EN nuestro país lo podemos ver en como trabajamos cuando existen comunidades devastadas por terremotos o aluviones, y trabajamos en en traer recuperación los unos por los otros delegando grandes cantidades de esfuerzo espiritual y físico para traer alivio.


Algunos consejos a los que se encuentran en medio de la fatiga de la compasión:

1. SUELTE LAS FRUSTRACIONES. El estrés y estar exhausto crean muchas emociones negativas en sus vidas. Ello trae ansiedad, temor, vergüenza, culpa y depresión. Y lo peor que podemos hacer como ministros cuando sentimos este tipo de cosas es acumularlas. Pensamos que somos mejores cristianos si nos guardamos estas emociones y nunca las admitimos. Pero Dios nos creó con la capacidad de sentir todo tipo de emociones, y Él quiere que seamos reales, sacando estas emociones al expresarlas todas en su presencia. Si no las sacamos, eventualmente pueden terminar explotando de formas inapropiadas. Así que cuéntale a Dios como te sientes, la Biblia dice en Salmos 62:8b: "Derrama tu corazón delante de Dios, porque Dios es nuestro refugio". Esto significa que simplemente debes soltar todo. "Dios, acá estoy. Así es como me siento, lo bueno, lo malo y lo feo. Estoy estresado, estoy cansado y dolido, o estoy muy enojado". Lo que sea que estés sintiendo, la Biblia dice que derrames tu corazón delante de Dios.

2. RECIBE AYUDA DE OTROS. A veces damos tanto en el ministerio que nos cuesta a nosotros recibir de otras personas. Porque si quieres sobrevivir a la tensión emocional de los períodos más pesados del ministerio vas a tener que encontrar gente que te apoye. Necesitas personas con quien puedas bajar tus defensas. La tentación es que cuando hay tiempos difíciles lo mejor es AISLARSE, pero no debe ser así.


Cuando estás en un momento de crisis, necesitas otras personas en tu vida para apoyarte. Si estás solo, eso es un gran error. Necesitas personas que estén allí para darte fuerzas, y lo más importante que te den la perspectiva correcta de la situación. La Biblia dice en 1 Tesalonicenses 5:11 "Anímense y fortalézcanse los unos a los otros"

 

3. REENFOCATE EN CRISTO. Cuando andas estresado, tu vida se desenfoca. De hecho, cuando estás estresado dejas de mirar a Cristo y empiezas a enfocarte en tu problema. Te preocupas solo de ti mismo, y todo lo que puedes ver es tu dolor. Y tu foco solo se angosta más y más producto del estrés y del dolor. Lo que necesitamos es sacar el foco de nuestras preocupaciones y volvernos a Dios. Si miramos a Jonás, el tipo literalmente fue tragado por sus problemas. Pero Dios dice que cuando tus problemas te traguen, reenfócate en Él. Jonás entendió esto cuando oro desde dentro del pez y dijo: "Cuando había perdido toda la esperanza, dirigí mis pensamientos una vez más delante de Dios" (Jonás 2:7a LTB).


La clave es dejar de enfocarse en lo que no podemos hacer y comenzar a enfocarse en lo que Dios si puede hacer.
¿Estás en un punto de quiebre emocional? O quizás tus niveles de estrés se están disparando. Alguno puede decir, "Pero tu no sabes por lo que estoy atravesando", es cierto, no conozco el dolor de tu corazón, pero Dios si lo conoce. Dios está al tanto de todo dolor que exista en tu vida, y Dios se preocupa en medio de esos dolores. Lleva todo a Jesús y dile "Pongo todo delante de ti mi Señor". En la versión El Mensaje, Jesús lo dice de ésta manera: "¿Estás cansado? ¿Agotado? ¿Fundido por la religión? Ven a mi. Arráncate conmigo y recuperarás tu vida. Te mostraré como descansar de verdad. Camina conmigo y trabaja conmigo. Observa como lo hago. Aprende los ritmos no forzados de la gracia. No dejaré que cargues pesos innecesarios en tu vida" (Mateo 11:28-29)

Dios les bendiga Amigos.

Franklin Iriarte es pastor de Iglesia en tu Ciudad, ubicada en la ciudad de Quillota, Chile. Con más de diez años de ministerio pastoral sirve junto a su esposa Pilar López y sus tres hijos en su iglesia local, además de capacitar a otros pastores e iglesias en la gran misión de hacer discípulos de Cristo.

Iglesia en tu Ciudad

Calle Chacabuco #660

Quillota, Chile

Logo ITC blanco.png

Sitio web creado por CL.SITIOS